2
Aug
2020
0

Día 1 del Ayuno de Daniel

De la misma manera que Dios es tres en uno, nosotros también somos tres en uno: cuerpo, alma y espíritu.

Para que le saques el máximo a la vida, necesitas cuidar de cada una de las tres partes con diligencia. 

Si tus necesidades específicas son descuidadas, tu vida se volverá desequilibrada, los problemas surgen, las pérdidas y los daños comenzarán a arruinarlo todo, conduciéndote a las mayor pérdida de todas, ¡La pérdida de la salvación!

¡Durante los 21 Días del Ayuno de Daniel, a través de las tareas diarias, estaremos cuidando de nuestro cuerpo, alma y espíritu con diligencia! Las tareas diarias serán publicadas todas las mañanas en las páginas de la iglesia y en los chats.

EL CUERPO – 1ª Tarea
Tu cuerpo es el Templo del Espíritu Santo (Ver 1 Corintios 6:19) y, por lo tanto, debe ser cuidado con celo y respecto.

Durante estos 21 días, decide darle la atención debida que necesita y merece, asegurándote de que estés atendiendo todas sus necesidades.

Tarea: Reconoce la verdadera naturaleza de tu cuerpo, el Templo del Espíritu Santo. Haz un voto con Dios de que tratarás tu cuerpo con celo y respecto, no lo dañarás ni lo descuidarás.

Averigua cual es tu peso ideal, revisa tu IMC. Puedes encontrar más información acerca de esto en www.cdc.gov/healthyweight/spanish/assessing/bmi. Prepárate para ponerte en forma – ¡cuerpo, alma y espíritu!

El ALMA – 1ª Tarea
Cuando caminas ¿Quien controla tus pasos?, cuando sientes dolor ¿Quién lo siente?, Cuando te gusta alguien ¿Quién siente las emociones? ¡Tu alma!

Esta es la parte de ti que es eterna. Por esta razón, es extremadamente importante que la cuides. Piénsalo de esta manera: esto es lo que Jesús vino a salvar en la tierra. 

En esta vida, nada es más importante que la salvación de tu alma. Jesús dijo una vez que deberíamos alegrarnos al saber que nuestros nombres están escritos en el Cielo, o sea, en el Libro de la Vida.

Tarea: Esta tarea será, con mucho, la más importante de tu vida: ¡Asegúrate de que tu alma esté salva!

Sé honesto y humilde para reconocer la condición verdadera de tu alma. ¿Cómo te ves a ti mismo y a los demás? ¿Qué sentimientos has guardado en tu corazón? ¿Qué tipo de conversaciones has entretenido? ¿Cómo has llevado tu vida? ¿Has estado acercándote a Dios o te has distanciado de Él?

Examínate a ti mismo y lo que sea que amenace tu salvación decide cortarlo de lleno. Puedes hacerlo, sin excusas, esta puede que sea tu última oportunidad, ¡no la eches a perder!

EL ESPIÍRITU– 1ª Tarea
Nuestro espíritu es lo que nos conecta con Dios.

Si Dios fuera alma, se comunicaría directamente con nuestra alma. Si fuera cuerpo se comunicaría de una manera física. Dios es Espíritu y Su comunicación con nosotros es, por lo tanto, de Espíritu a espíritu.

La manera en la que nos conectamos con cualquiera es cuando pasamos tiempo de calidad con ellos. Tu das tu tiempo, tu atención, te entregas y escuchas.

Con Dios no es diferente. La oración, el ayuno y la meditación en Su palabra, son formas diferentes de conectarse con Él. Recuerda, no se trata de cantidad, se trata de la calidad de tu tiempo de oración, la concentración en tu ayuno y la atención total en tu meditación.

Tarea: Comienza y termina tu día meditando en la Palabra de Dios. ¿Cuántos son lo que en cuanto despiertan cogen sus teléfonos móviles para revisar sus e-mails, mensajes, redes sociales, etc? En esta tarea, no solo te comprometerás a desconectarte de lo que no te acerca a Dios, sino que te concentrarás en Tu Espíritu.

¡La primera cosa que harás al despertarte será coger tu Biblia! Úngete con el Aceite Santo y pídele a Dios que hable contigo mientras meditas en Su Palabra. Busca el Espíritu Santo durante unos minutos.

Por la noche, lo último que harás antes de acostarte será meditar en la palabra de Dios y buscar el Espíritu Santo. Puedes conectarte a libertyradio.co.uk (Solamente en inglés) a las 10pm y ¡hazlo junto con miles de personas que estarán en el mismo espíritu que tú.

 

Leave a Reply