11
Jul
2020
0

Mañana es un gran día; el Altar está preparado para transformar vidas. Toma esta oportunidad para superar lo que todavía no has superado, como los miedos, las dudas, las inseguridades, el orgullo, la malicia, los malos ojos, pensamientos contrarios a la fe, todo lo que trata de alejarte de Dios, del Altar.

Hemos visto que con el tiempo, muchos se han dejado vencer por los deseos carnales, conquistas temporales, pensamientos diabólicos, conclusiones apresuradas y negativas, daños, resentimientos, o sea, todo lo que una vez decidieron abandonar al principio de su fe.

Comenzaron a caminar en círculos, por lo tanto, siempre volvieron a un punto de partida y nunca avanzaron. ¿Por qué?

No escucharon la voz de Dios, igual que el pueblo de Israel en el desierto, y están pereciendo.

Sin embargo, supuestamente no debería ser así. Dios les dio la oportunidad de cambiar mientras tenían tiempo, pero, no escucharon Su voz…

Quizás, has caído en el pecado, hiciste algo que nunca imaginaste hacer, y durante un tiempo te sentiste frustrado, frío, triste, desilusionado, y pensaste en desistir…

Sabes que en el fondo no estás bien, pero, prefieres esconder la verdad debido a la vergüenza o al temor de lo que otros puedan pensar de ti, ¡basta!

¡Basta de malicia, basta de actuar por impulsos, basta de escuchar al diablo, basta de hipocresía, basta de pecados, basta!

Mañana, sube al Altar con todas tus fuerzas. ¡Cree! Haz lo que Dios te pide, todavía hay tiempo para cambiar esta situación. Solo depende de ti…

Mi parte está hecha, ahora tu decides. Dios te bendiga, y cualquier cosa que necesites, puedes contar con nosotros, pero recuerda, yo no puedo hacer tu parte. ¡La decisión de ser uno de los 300 es tuya!

Leave a Reply