29
Dec
2020
0

Si queremos el perdón de Dios

Tenemos que perdonar a los demás.

¿Usted lleva años guardando rencor por alguien? Siempre y cuando este rencor exista, usted seguirá sufriendo y su vida no progresará de la manera que usted quisiera.

Cuando le guardamos rencor a alguien, le abrimos las puertas al mal para que entre en nuestra vida. Por eso debemos tomar una decisión de deshacernos de esta carga y como resultado liberarnos. También debemos recordar que si queremos que Dios nos perdone, nosotros debemos perdonar a los demás. La Palabra de Dios nos enseña que si elegimos no perdonar, Dios tampoco nos perdonará.

“Porque si perdonáis a los hombres sus transgresiones, también vuestro Padre celestial os perdonará a vosotros. Pero si no perdonáis a los hombres, tampoco vuestro Padre perdonará vuestras transgresiones.” (Mateo 6:14-15).

Por esta razón, debemos tomar la decisión de sacrificar y entender que el perdón no es algo que sucede una sola vez. Es una tarea diaria que debemos llevar a cabo hasta el fin de nuestro trayecto.

“Entonces se le acercó Pedro, y le dijo: Señor, ¿cuántas veces pecará mi hermano contra mí que yo haya de perdonarlo? ¿Hasta siete veces? Jesús le dijo: No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.” (Mateo 18:21-22).

Pedro pensó que había impresionado a Jesús porque los maestros de la ley enseñaban que las personas debían perdonar al menos 3 veces. Sin embargo, la respuesta de Jesús demostró que el perdón no tiene límites. ¿Es fácil perdonar? Por supuesto que no, pero ¿vale la pena? ¡Definitivamente! Cuando perdonamos, nos beneficia a nosotros mismos y nos aseguramos de no comprometer nuestra salvación. La verdad es que si no perdonamos y no lidiamos con esos sentimientos de nuestro interior, sufriremos y puede que terminemos yendo al infierno. Esto no es lo que nuestro Señor Jesús quiere para nosotros.

Que Dios le ayude a deshacerse de lo que sea que haya en su corazón.

Leave a Reply