16
Aug
2020
0

Día 15 del Ayuno de Daniel

Semana de Preparación para el Gran Día de las Bodas del Cordero

El CUERPO

Tarea: ¡Prepara las prendas que vas a vestir el Gran Día!

El ALMA

Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos.Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero.” (Apocalipsis 19:7-9)

Tarea: Así como en todas las bodas, hay un padrino y una madrina. Hoy, escoge a tus invitados de honor, llévales una invitación a cada uno de ellos. “Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero.”

EL ESPÍRITU
Medita en este pasaje…

Esparciré sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de todas vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré. Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra.” (Ezekiel 36:25-27)

El nuevo nacimiento y el Espíritu Santo. La renovación de Israel no estaba limitada al regreso a su tierra. Envolvía cambios importantes entre los israelitas. Su corazón de piedra era la causa de su infidelidad y tendencia a pecar, por lo tanto, la necesidad de arrepentirse era urgente. Israel tenía que pasar por el proceso de regeneración, lo cual podría incluir un corazón nuevo que fuera sensible a Dios. Aquellos que recibían este corazón ya no serían tercos ni desobedientes, sino humildes para escuchar y obedecer la Voz del Señor. No solo abandonarían el pecado, también lo odiarían. Y sus deseos carnales darían lugar a nuevas metas y sueños. Esta transformación es lo que llamamos el nuevo nacimiento, el cual hace que una persona se convierta en el Templo del Dios Vivo en la tierra. El Altísimo también prometió derramar Su Propio Espíritu sobre aquellos que sean regenerados, para que puedan permanecer firmes en la fe. Esta promesa se cumplió el Día de Pentecostés, y está disponible para todos los que no quieran tener un corazón viejo y corrupto (Hechos 2.1-4)

Tarea: Durante siete días, consagra el anillo que vas a ponerte el 23 de agosto de 2020 para las Bodas del Cordero. Haz esto en la mañana y por la noche.

 

 

Leave a Reply