15
Oct
2020
0

“Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación.” (Efesios 2:14)

Para tener paz, debemos encontrar paz. Pero es imposible encontrar paz en lugares o en gente. ¿Por qué? Porque paz es una Persona. Jesús es Paz. Él no es una religión, Él es el Príncipe de la Paz. Muchas personas dicen que creen en Él, pero no Lo han encontrado todavía.

Hoy en día, las personas fundan sus vidas en sentimientos, en canciones de adoración, música de fondo, etc. Estas cosas pueden incluso hacer que la persona se sienta mejor durante unos momentos, pero ¿qué pasa después? La persona vuelve a sentirse deprimida y desanimada otra vez. ¿Quieres tener paz permanente? ¡Pon tus ojos en Jesús!

Mientras estemos vivos, los problemas no dejarán de existir en nuestra vida. En el exterior siempre tenemos luchas, pero cuando Dios está con nosotros tenemos paz, a pesar de los problemas y las dificultades. Y esa paz, no es posible obtenerla de este mundo. “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da.” (Juan 14:27) Son muchos los que ganan la lotería y adquieren muchos bienes físicos, pero siguen vacíos por dentro, porque no conocen al Príncipe de la Paz, eso es el Señor Jesús.

La verdad es que ahora estamos enfrentando el fin de los tiempos y las profecías se están cumpliendo. Vamos a necesitar fuerzas para seguir adelante, y solo aquellos que tienen a Jesús podrán aferrarse a su fe y llegar hasta el final.

Muchas personas no tienen paz, y abandonan su fe porque su conciencia les acusa. Cuando vivimos una vida de obediencia a Dios, nada nos acusa y el diablo es incapaz de señalarnos con el dedo.

De la misma manera que las personas entienden que Dios es amor, Jesús es nuestra Paz, y tendremos esta paz cuando abandonemos nuestros pecados. Por eso es crucial que escudriñemos nuestros corazones diariamente, nos humillemos y le pidamos a Dios que nos muestre si hay alguna iniquidad en nuestro interior (Iniquidad: pensamientos o sentimiento perverso que una persona permite que se desarrolle en su interior). Jesús quiere que tengamos paz, pero depende de cada uno de nosotros tomar la decisión y no buscar una paz temporal, debe buscar y obtener la paz eterna. Recuerde, la verdadera paz solo viene cuando tenemos la certeza de que Dios está con nosotros.

Leave a Reply