8
Dec
2020
0

Abraham las ahuyentaba…

“Y las aves de rapiña descendían sobre los animales sacrificados, pero Abram las ahuyentaba.” Génesis 15:11

Abraham nos dejó un gran legado, ¡una serie de enseñanzas de fe que una vez puestas en práctica pueden revolucionar nuestra vida! En Génesis 15, Dios hace un pacto con él y le ordena que presente sacrificios.

Abraham hizo como Dios le mandó y cortó los sacrificios por la mitad y puso cada parte en lados opuestos. Tan pronto como hizo esto, la biblia nos cuenta un hecho interesante – las aves de rapiña aparecieron en la escena.

El ave de rapiña es un tipo de pájaro que se deleita en los animales muertos. Están constantemente buscando el siguiente banquete. Tenga en cuenta que se trata de un “grupo” de aves de rapiña que descendieron sobre el sacrificio de Abraham, no tan solo una. ¡Su mayor intención era consumir el sacrificio!

A medida que continuamos este trayecto de fe, usted puede esperar que cierto tipo de aves de rapiña traten de interferir en sus compromisos para con Dios:

El ave de rapiña de la duda: Esta es muy peligrosa, a veces una muy pequeña puede causar un gran daño si no se ahuyenta. Estas aves de rapiña aparecen de la siguiente manera: “¿y si mi sacrificio no fuera aceptado?” “¿Y si no funciona?” “Quizá no debiera hacerlo…” “Quizá debería devolver el sobre…”

El ave de rapiña de la contaminación: Como las aves de rapiña se alimentan de los animales muertos, captan bacterias dañinas en sus picos y en sus cuerpos, se convierten en portadores de bacteria y transportan sustancias contaminantes a otros lugares. Estas aves de rapiña suelen ser las personas que contaminan su corazón y cambian su visión. Suelen decir: “Ten cuidado, creo que no deberías hacerlo… Eres nuevo en la iglesia, algunos propósitos no son para ti… Lo he hecho antes y no me funcionó…”

El ave de rapiña del miedo: El momento en el que usted sube al Altar y coge el sobre para sacrificar para Dios, Él le llena de certeza de que obtendrá la victoria! Pero al pasar los días, las fuerzas malignas comienzan a crear situaciones para llenar su corazón de miedo para que usted desista, tales como: Comienzan a afectar a sus seres queridos, crean situaciones en las que se ve tentado a tocar lo que usted prometió sacrificar para Dios, etc.

Abraham actuó y protegió lo que le estaba ofreciendo a Dios ahuyentando las aves de rapiña. ¡Nosotros también debemos hacer lo mismo! Durante toda esta semana, ¡ahuyentaremos las aves de rapiña que están tratando de consumir nuestros sacrificios! Oraremos contra todo el mal que no quiera que pongamos en práctica nuestra fe en Dios.

Leave a Reply