15
Aug
2020
0

Día 14 del Ayuno de Daniel

El CUERPO
Demasiada grasa en tu dieta, especialmente grasas saturadas, pueden aumentar tu colesterol, lo cual aumenta el riesgo a contraer enfermedades del corazón.

Tarea: Hoy reemplaza las comidas con grasa por opciones más sanas como frutas, vegetales y ensaladas.

El ALMA
Sacrifica a Dios alabanza, Y paga tus votos al Altísimo” (Salmos 50:14)

Tarea: Si tienes votos que no cumpliste, asegúrate de traerlos a la casa de Dios mañana. Puedes preparar una ofrenda de agradecimiento según tu fe, para presentarla junto con todos los votos que no hayas cumplido. 

EL ESPÍRITU
Medita en este pasaje cuidadosamente por la mañana y especialmente antes de acostarte:

1 Corintios 11:17-30

Indignamente: Participar de la Santa Cena de una manera indigna es comer el Cuerpo y beber la Sangre de Cristo sin temor, reverencia ni gratitud. Significa participar sin analizar o sin considerar lo que el Señor Jesús se dispuso a hacer por la humanidad. Significa sentarse a Su mesa de una manera frívola, sin valorar Su sacrificio o Sus enseñanzas. Significa despreciar el llamado al arrepentimiento y comer mientras todavía estás en el pecado. La persona que participa de la Santa Cena de esa manera se considera culpable por la muerte del Salvador y, por esa razón, se presentará ante Dios igual que Anás, Caifás y Pilato, que condenaron a Su hijo (Juan 18-19). En el mudo espiritual, solo existen dos tipos de personas: aquellos que se benefician del Cuerpo y de la Sangre de Jesús y aquellos que son culpables en el Juicio junto con todos los responsables de Su crucifixión.

Dignamente: Aquello que participan de la Santa Cena de una manera digna son los que están conscientes de us indignidad ante Dios y reconocen que solo a través del Señor Jesús pueden tener tal privilegio. Tratan los asuntos espirituales con celo, discernimiento y fidelidad, es por eso que los elementos de la Mesa del Señor representan para ellos la justicia del Salvador lograda en la cruz.

Tarea: En preparación para la Santa Cena de mañana, sigue las instrucciones de este pasaje: haz una examinación completa de tus pensamientos, intenciones, deseos, aspiraciones, palabras y acciones. Deshazte de lo que no sea conforme a los principios de Dios.

 

 

Leave a Reply